fbpx

FAQ`S

Adapta tu empresa a la «nueva normalidad» desde hoy.

La formación bonificada es un crédito anual concedido por la Seguridad Social a las empresas, para que puedan inviertir en formación a sus trabajadores con el objetivo de mejorar su productividad y aumentar su competitividad en el mercado.

Este crédito se asigna de forma anual y no es acumulable, es decir, que el crédito concedido para este año no podrá sumarse al importe asignado para el próximo. El dinero que no se utilice se perderá.

Cuando una empresa decide realizar un curso formativo para sus trabajadores, se realiza una notificación ante Fundae (antigua Fundación Tripartita) organismo designado para la regulación de formación bonificada.

Una vez finalizado el curso correctamente, se procede a la expedición del diploma acreditativo y el informe que certifica el cumplimiento de todos los requisitos necesarios para su correcta bonificación junto con el importe a bonificar.

Una vez disponemos de este certificado le comunicaremos a la Seguridad Social el importe que a bonificar en los seguros sociales de los trabajadores y éste será descontado del próximo pago.

Una vez finalizado el curso se notificará a la seguridad social el importe de la acción formativa y en los seguros sociales del mes siguiente será descontado del total a abonar.

Ejemplo, nuestra empresa paga todos los meses en concepto de seguros sociales 500€.

En abril finalizamos un curso por un importe de 400€.

Una vez realizados los trámites pertinentes, el 30 de mayo no pagaremos 500€ en concepto de seguridad social, sino únicamente 100€.

    1. Estar al corriente de pagos con la Seguridad Social.
    2. Proporcionar los datos necesarios a la entidad Organizadora del curso para gestionar los procedimientos requeridos por Fundae.
    3. El alumno deberá superar correctamente al menos el 75% de los test de evaluación de la acción formativa.
    4. Haber abonado el importe del curso antes de su finalización

Por supuesto que si, » un trabajador en situación de ERTE puede terminar una formación ya iniciada o iniciar una nueva formación utilizando los créditos de formación programada disponibles por la empresa».R egulado en el artículo 5 del RD 694/2017

La  teleformación más que nunca toma sentido y es importante informéis a vuestros clientes de esta situación que les permite formar a sus trabajadores.

Nuestro departamento de gestión se ocupará de absolutamente todo lo necesario para que la formación sea correctamente bonificada.

Todas las empresas con al menos 1 trabajador asalariado, sea cual sea la modalidad del contrato y las horas contratadas disponen de un crédito anual de 420€.

Éste importe aumentará en función del número de trabajadores y el porcentaje abonado anualmente a la Seguridad Social en concepto de formación profesional.

SI quieres saber de cuanto crédito dispones CONTACTA CON NOSOTROS

No es necesario.

El trabajador podrá adaptar su formación a sus circunstancias profesionales y personales disfrutando así del beneficio que aporta la formación online.

Sí, los lugares cerrados favorecen la transmisión de los virus. Renovar y aportar aire fresco del exterior es fundamental. Bastan unos minutos de ventilación para mantener una buena calidad del aire interior.

Con la limpieza eliminamos la suciedad y las impurezas de las superficies, que sirven de protección a los gérmenes, posteriormente los gérmenes están más expuestos, son más vulnerables, y se procede a desinfectar. Es decir, a usar productos que sean capaces de matar a esos gérmenes.
Un desinfectante no será efectivo si previamente no se ha hecho una limpieza adecuada.


Un biocida es una sustancia o mezcla que esta compuesto por una o más sustancias activas, con la finalidad de destruir, contrarrestar o neutralizar cualquier organismo nocivo como el Covid-19 o de impedir su acción.

El uso de los biocidas conlleva una serie de riesgos que el usuario debe conocer, se trata de productos tóxicos y que su inadecuado uso o por personal no cualificado pueden causar afecciones adversas a la salud humana
Son peligrosos para la salud y el medio ambiente, necesitan de una previa autorización para su comercialización y, en muchos casos, solo pueden ser aplicados por profesionales provistos de las suficientes medidas y equipos de protección.

El ozono (O3) es una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno, formada al disociarse los dos átomos que componen el gas oxígeno. Cada átomo de oxígeno liberado se une a otra molécula de oxígeno gaseoso (O2), formando moléculas de ozono (O3).
temperatura y presión ambientales, el ozono es un gas que desprende olores fuertes generalmente sin coloración, pero en grandes concentraciones puede volverse ligeramente azulado. Si se respira en grandes cantidades puede provocar una irritación en los ojos o la garganta, la cual suele pasar después de respirar aire fresco y rico en oxígeno durante algunos minutos.

El ozono posee una gran eficacia como biocida, debida a su poder oxidante, que permite la eliminación de todo tipo de contaminación química, tanto en agua como en aire.
El poder fuertemente oxidante del ozono lo ha convertido en una herramienta muy utilizada en industrias y sectores como la industria alimentaria, ya que tiene una gran ventaja que es su nula residualidad: el ozono se descompone rápidamente en O2 y CO2, sin dejar subproductos tóxicos.

El ozono tiene una acción muy rápida a bajas siendo muy eficaz en la eliminación de hongos, bacterias, virus y protozoos, así como en la degradación de compuestos químicos responsables de los malos olores. Además, se descompone muy rápidamente por lo que no deja residual.

El uso del ozono en descontaminación ambiental es seguro debido al perfecto control sobre los niveles residuales de ozono en el aire respirable que podemos alcanzar, que permite el uso de un desinfectante altamente eficaz sin efectos indeseados en las personas, proporcionando un aire sano, limpio y fresco.


Los virus son agentes infecciosos que constan de un solo ácido nucleico (ADN o ARN), rodeado por una cubierta formada por una o varias proteínas. El ozono destruye con facilidad estas moléculas a dosis más bajas que las necesarias para destruir las bacterias.

La luz ultravioleta (UV) es una forma de luz invisible al ojo humano. Ocupa la porción del espectro electromagnético situada entre los rayos X y la luz visible.

La luz UV se clasifica como biocida, es decir, puede inactivar microorganismos como bacterias, virus y protozoos. Esta capacidad le ha permitido considerarse una forma respetuosa con el medio ambiente, sin sustancias químicas y muy eficaz para desinfectar y proteger ambientes.

La radiación UV proporciona una inactivación rápida y eficiente de los microorganismos mediante un proceso físico. Cuando las bacterias y los virus se exponen a estas radiaciones, se vuelven incapaces de reproducirse e infectar.

Los microorganismos se desactivan por medio de la luz UV como resultado del daño a los ácidos nucleicos. El ADN y el ARN celular absorben la energía asociada al UV siendo esta absorción de energía la que forma nuevos enlaces entre nucleótidos adyacentes impidiendo la replicación y la capacidad de infectar.

Un plan de contingencia es un conjunto de procedimientos e instrucciones especiales dentro de la empresa, para que de esta forma se permita su funcionamiento, aunque algunas de sus funciones dejen de hacerlo por culpa de algún incidente o ciertas condiciones externas ajenas a la organización como es el caso del Covid-19.


El Plan de Contingencia deberá estar basado en una evaluación de riesgos que permita identificar un conjunto de medidas y acciones que se deberían tomar para afrontar de manera adecuada dicha excepcionalidad como la emergencia ocasionada por el Covid-19.